Buscar:  
Hoy es 23 - 04 - 2014

Entradas con la etiqueta ‘CONEVAL’

Medición de Pobreza 2010

Fuente: CONEVAL

CONEVAL INFORMA LOS RESULTADOS DE LA MEDICIÓN DE LA POBREZA 2010

 

  • Entre 2008 y 2010 se redujeron las carencias sociales de acceso a los servicios de salud; acceso a la seguridad social; servicios básicos en la vivienda; calidad y espacios de la vivienda, y rezago educativo.Acceso a los servicios de salud

    La falta de acceso a servicios de salud se redujo de 40.8% (44.8 millones de personas) a 31.8% (35.8 millones de personas) entre 2008 y 2010.

    Las entidades federativas con mayor disminución porcentual en la carencia de acceso a los servicios de salud son San Luis Potosí (42.3%), Chihuahua (35.4%), Hidalgo (35.3%), Michoacán (31.6%) y Guerrero (31.4%). Sonora (3.7%) es la única entidad federativa donde aumentó esta carencia.

    Acceso a la seguridad social

    A nivel nacional esta carencia pasó de 65.0% (71.3 millones de personas) a 60.7% (68.3 millones de personas).

    Las entidades federativas con mayor disminución porcentual en la carencia por acceso a la seguridad social son Nuevo León (16.0%), Coahuila (15.3%), el Estado de México (13.6%), Chihuahua (13.2%) y Aguascalientes (11.3%). Querétaro (5.3%) es la única entidad federativa donde esta carencia se incrementó.

    Servicios básicos en la vivienda

    A nivel nacional, entre 2008 y 2010 la carencia de servicios básicos en la vivienda pasó de 19.2% (21.1 millones de personas) a 16.5% (18.5 millones de personas).

    Las entidades federativas con mayor disminución porcentual en la carencia son Nuevo León (66.4%), Chihuahua (44.0%), Puebla (29.8%), Yucatán (28.3%) y Sinaloa (27.8%) y Tamaulipas (30.9%), Tabasco (17.0%), Sonora (16.0%), Zacatecas (13.2%) y Colima (11.8%), las de mayores aumentos.

    Calidad y espacios de la vivienda

    En el país, entre 2008 y 2010, el porcentaje de población con carencias asociadas a la calidad y espacios de la vivienda disminuyó de 17.7% (19.4 millones de personas) a 15.2% (17.1 millones de personas).

    Las entidades federativas con las mayores disminuciones porcentuales en esta carencia son Chihuahua (43.1%), Sinaloa (41.1%), Zacatecas (38.8%), Hidalgo (35.8%) y Jalisco (31.7%), mientras que las que presentan los mayores incrementos porcentuales son Baja California (27.2%), Tabasco (24.8%), Distrito Federal (19.7%) y Colima (8.8%).

    Rezago educativo

    El rezago educativo se redujo de 21.9% (24.1 millones de personas) a 20.6% (23.2 millones de personas) entre 2008 y 2010.

    Las entidades federativas con mayor disminución porcentual del rezago educativo son Tamaulipas (16.4%), Durango (13.9%), Sonora (13.2%), Nuevo León (12.4%) y Tlaxcala (12.1%). Por otro lado, esta carencia aumentó en las siguientes entidades: Campeche (5.3%), Baja California Sur (2.3%) y Colima (0.6%).

    Acceso a la alimentación

    En el país, el porcentaje de personas con carencia por acceso a la alimentación pasó de 21.7% (23.8 millones de personas) a 24.9% (28.0 millones de personas) entre 2008 y 2010.

    Baja California Sur (68.1%), Campeche (53.7%), el Estado de México (49.2%), Quintana Roo (47.2%) y Nuevo León (45.9%) son las entidades donde aumentó en mayor medida la carencia de acceso a la alimentación, aunque ésta también aumentó en otros 19 estados. Por el contrario, Guanajuato (12.4%), Morelos (12.0%), Michoacán (9.6%), Durango (8.8%) y Oaxaca (6.8%) son estados que lograron disminuirla.

    Evolución del ingreso

    La metodología empleada en el país para medir la pobreza incorpora dos umbrales de ingreso: la línea de bienestar, que se determina como la suma del costo de la canasta alimentaria y la no alimentaria, y la línea de bienestar mínimo, la cual es igual al costo de la canasta alimentaria. Estas líneas permiten valorar el porcentaje de personas con ingresos insuficientes para satisfacer sus necesidades básicas.

    En agosto de 2010 el valor de la línea de bienestar fue de $2,114 pesos mensuales por persona en las áreas urbanas y de $1,329 pesos en las rurales. Los valores correspondientes de la línea de bienestar mínimo fueron $978 pesos y $684 pesos, respectivamente.

    Las entidades federativas donde más se redujo el porcentaje de la población por debajo de la línea de bienestar son Coahuila (10.4%), Morelos (5.5%) y Puebla (2.7%). Los mayores aumentos tuvieron lugar en Baja California Sur (35.9%), Chihuahua (31.6%), Colima (28.1%), Sonora (28.1%) y Sinaloa (23.1%).

    Respecto al porcentaje de población con ingresos inferiores a la línea de bienestar mínimo — umbral determinado por el valor de la canasta alimentaria—, las entidades con las mayores reducciones fueron Morelos (20.0%), Tabasco (9.9%), Quintana Roo (8.9%) y Michoacán (3.1%), mientras que los estados con los mayores incrementos fueron Sinaloa (73.4%), Jalisco (49.9%), Querétaro (46.2%), Baja California Sur (45.6%) y Chihuahua (43.9%).

    La evolución del ingreso muestra un patrón diferente en las áreas urbanas y rurales: en las primeras, el porcentaje de personas con un ingreso menor a la línea de bienestar pasó de 44.8% en 2008 a 47.7% en 2010; por otra parte, en las áreas rurales pasó de 63.1% a 66.0%, en estos años.

    A nivel nacional, el porcentaje de población que dispone de ingresos inferiores de la línea de bienestar aumentó de 49.0% a 52.0% entre 2008 y 2010, mientras que el porcentaje con un ingreso menor a la línea de bienestar mínimo pasó de 16.7% a 19.4%. Estos cambios se dieron en el contexto de una crisis económica mundial que afectó el desempeño económico del país.

    EVOLUCIÓN DE LA POBREZA Y DE LA POBREZA EXTREMA

    Evolución de la pobreza

    La definición de pobreza indica que son pobres quienes tienen al menos una carencia social y un ingreso menor a la línea de bienestar. Tal como se señaló previamente, entre 2008 y 2010 se registró el mejoramiento de algunas dimensiones de la pobreza y el empeoramiento de otras, lo que repercutió en la evolución de la pobreza.

    Entre 2008 y 2010, las entidades federativas que mostraron los mayores aumentos en el número de personas en situación de pobreza fueron Veracruz, con un incremento de 3.9 a 4.5 millones de personas pobres; Guanajuato, de 2.4 a 2.7 millones; Oaxaca, de 2.3 a 2.6 millones; Chihuahua y Tamaulipas, cada una con un incremento de 1.1 a 1.3 millones de personas pobres, y Baja California, donde aumentó de 800 mil a un millón el número de personas pobres.

    Los cambios en las entidades federativas dieron como resultado que, a nivel nacional, aumentara de 44.5% a 46.2% el porcentaje de la población en situación de pobreza; que el número de personas pobres pasara de 48.8 millones a 52.0 millones, y que se redujera de 2.7 a 2.5 el número medio de carencias sociales de la población pobre.

    Evolución de la pobreza extrema

    La población en pobreza extrema es la que tiene tres o más carencias sociales y un ingreso menor a la línea de bienestar mínimo. A nivel nacional, entre 2008 y 2010 el porcentaje de personas en pobreza extrema pasó de 10.6% a 10.4%. A pesar de que la pobreza extrema aumentó en 38 mil personas en dicho periodo, el número de pobres extremos resultó ser igual a 11.7 millones en ambos años.

    Las entidades federativas que tuvieron las mayores reducciones en el número de pobres extremos entre 2008 y 2010 fueron Chiapas, que pasó de 1.7 a 1.6 millones de personas en esa situación; Puebla, de un millón a 864 mil, y Michoacán, de 649 mil a 551 mil pobres extremos. Las entidades con mayores aumentos fueron Veracruz (de 1.2 a 1.4 millones); el Estado de México (de 1.0 a 1.2 millones), y Jalisco (de 319 mil a 362 mil personas en situación de pobreza extrema).

    Evolución de la población vulnerable

    De acuerdo con las definiciones de vulnerabilidad, una persona es vulnerable por carencias sociales si tiene al menos una carencia, aun cuando su ingreso sea mayor que la línea de bienestar. Por otra parte, una persona es considerada vulnerable por ingreso si no tiene carencias sociales, pero sí un ingreso inferior al valor de la línea de bienestar.

    La población vulnerable por carencias sociales disminuyó de 33.0% (36.2 millones de personas) a 28.7% (32.3 millones de personas) entre 2008 y 2010. Las entidades en las que más disminuyó este indicador fueron las siguientes: Veracruz, que pasó de 2.5 a 1.8 millones de vulnerables por carencias sociales; el Estado de México, de 5.4 a 5.0 millones; Guanajuato, de 2.0 a 1.6 millones, Chihuahua, de 1.2 a 0.8 millones y Sinaloa, de 1.1 millones a 934 mil.

    A nivel nacional, entre 2008 y 2010, el porcentaje de población vulnerable por ingresos aumentó de 4.5% (4.9 millones de personas) a 5.8% (6.5 millones de personas). Este incremento se presentó tanto en el Distrito Federal como en todas las entidades del país. Los estados con los mayores aumentos fueron Veracruz, de 228 a 331 mil vulnerables por ingreso; Puebla, de 221 a 330 mil; Sinaloa, de 93 a 213 mil; Chihuahua, de 235 a 431 mil, y el Estado de México, que pasó de 558 a 837 mil personas en esa situación.

    Evolución de la población sin carencias sociales y con ingresos mayores a la línea de bienestar

    Entre 2008 y 2010 el porcentaje de población con estas características pasó de 18.0% (19.7 millones de personas) a 19.3% (21.8 millones).

    Las entidades federativas que mostraron una mayor disminución en el número de personas sin carencias sociales y con un ingreso superior a la línea de bienestar fueron Baja California (761 mil a 716 mil personas); Sonora (756 mil a 723 mil); Querétaro (415 mil a 389 mil); Zacatecas (231 mil a 214 mil), y Colima (181 mil a 172 mil).

    Los mayores aumentos en el número de personas no pobres y no vulnerables se presentaron en el Estado de México, con un incremento de 2.3 a 2.8 millones de personas en esa condición; Nuevo León, donde pasó de 1.5 a 1.8 millones; Jalisco (1.5 a 1.7 millones); Coahuila (767 mil a 910 mil personas), y Puebla (476 mil a 657 mil personas).

    Cohesión social

    En la metodología de medición de la pobreza, uno de los indicadores propuestos para estimar el grado de cohesión social es el coeficiente de Gini, el cual mide la desigualdad de los ingresos en la población. Este indicador se estima a partir del ingreso corriente total per cápita de los hogares y varía entre cero y uno: entre más grande sea el valor del coeficiente, mayor será la desigualdad en la distribución del ingreso. En el periodo 2008-2010, el coeficiente de Gini pasó de 0.506 a 0.510, un aumento que no resultó estadísticamente significativo.

    POBREZA POR INGRESOS

    Dado que el indicador de pobreza por ingresos únicamente da cuenta de uno de los ocho factores que la Ley General de Desarrollo Social ha identificado para medir la pobreza, éste ha dejado de ser utilizado como medida oficial. Por cuestiones de transparencia y para facilitar la comparación de las tendencias históricas recientes, el CONEVAL informa también sobre esa medición.

    Entre 2008 y 2010 la pobreza alimentaria pasó de 18.4% (20.2 millones de personas) a 18.8% (21.2 millones de personas); la pobreza de capacidades de 25.3% (27.8 millones de personas) a 26.7% (30.0 millones de personas), y la pobreza de patrimonio de 47.7% (52.3 millones de personas) a 51.3% (57.7 millones de personas).

    EVOLUCIÓN DE LA POBREZA EN ZONAS GEOGRÁFICAS Y ENTRE LA POBLACIÓN INDÍGENA

    La evolución conjunta de las carencias sociales y del ingreso entre 2008 y 2010 muestra un efecto diferenciado entre las zonas rurales y urbanas; las de menor y mayor pobreza (que son las Zonas de Atención Prioritaria, ZAP) y entre la población indígena y no indígena.

    En las zonas rurales, entre 2008 y 2010 aumentó de 62.4% a 64.9% el porcentaje de personas en pobreza; en las zonas urbanas el indicador cambió de 39.1% a 40.5%. En las ZAP, este porcentaje cambió de 75.3% a 77.8%, en tanto que en aquellas que no son de atención prioritaria pasó de 38.5% a 40.4%. Finalmente, entre la población que habla alguna lengua indígena, la pobreza pasó de 75.9% a 79.3%, mientras que entre la población no indígena la variación fue de 42.4% a 44.1%.

    Por otra parte, el porcentaje de personas en pobreza extrema se redujo de 26.2% a 23.9% y de 5.9% a 6.3% en las zonas rurales y urbanas, respectivamente. También se aprecia una disminución en las ZAP, donde el porcentaje de población en pobreza extrema pasó de 34.8% a 32.5%, en contraste con el resto del país, donde se incrementó de 5.9% a 6.4%. Entre la población indígena, este indicador aumentó de 39.4% a 40.2%, en tanto que en la población no indígena disminuyó de 8.7% a 8.5%.

    CONCLUSIONES

    Las mediciones de pobreza que reporta el CONEVAL permiten, por primera vez, conocer los cambios en la situación de pobreza de la población mexicana en sus dimensiones económica y social para cada entidad federativa y para el país en su conjunto.

    La información da cuenta de las variaciones en la pobreza en el territorio nacional: el hecho de que 52 millones de personas se encuentren en situación de pobreza y 11.7 millones en condición de pobreza extrema, permite dimensionar la magnitud de los desafíos que enfrenta el Estado para erradicarla, especialmente en aquellas regiones y grupos sociales más desfavorecidos y rezagados.

    Los datos que hoy se presentan proporcionan elementos para mejorar las políticas públicas al propiciar la identificación de las estrategias que han funcionado correctamente, las dimensiones sociales para las que se requiere redoblar los esfuerzos institucionales y las regiones del país donde es necesario fortalecer la atención prioritaria de la población en situación de pobreza o vulnerabilidad económica o social.

  • En el mismo periodo, en el contexto de la crisis económica, el ingreso real de los hogares se redujo, especialmente en las áreas urbanas.
  • Asimismo, se registró un incremento de la población que carece de acceso a la alimentación.
  • Como consecuencia de lo antes señalado, entre 2008 y 2010 la población en pobreza pasó de 44.5% a 46.2%, lo que representa un incremento de 48.8 a 52.0 millones de personas.
  • En el mismo periodo, la población en pobreza extrema pasó de 10.6% a 10.4%; en términos del número de personas en situación de pobreza extrema, éste se mantuvo en 11.7 millones.

 

Ver nota completa 

FUNDAR en Sinembargo
Cuando se habla de dinero público afloran las verdaderas posturas políticas de las personas y los grupos

Elizabeth Quiroz
@equigar
Los municipios en México no son pobres por falta de recursos, son pobres por falta de liderazgos reales, por falta de administraciones profesionales